El Manejo Defensivo

El MANEJO DEFENSIVO es una forma de conducir un vehículo de cualquier tipo, te niendo siempre presente la conducción de los demás conductores, además del cumpli miento efectivo de las normas de conduc ción vehicular establecidas en la Ley de Tránsito.

Significa manejar previniendo accidentes, a pesar de las acciones incorrectas de los otros conductores, o la presencia de condiciones adversas en las vías.

Los conductores defensivos tienen en cuenta la falta de habilidad o de conocimientos de otros conductores. Saben que no tienen control sobre las acciones imprevisibles de otros conductores y peatones o sobre las condiciones del tiempo y la carretera.

Por ello, desarrollan las defensas necesarias contra todos esos peligros. Ceden el “derecho de paso” y ofrecen cualquier otra concesión que pueda evitar un accidente.

El conductor defensivo piensa por adelantado sobre lo que pudiera ocurrir y está preparado para cualquier emergencia. Cuando se conduce defensivamente, se aprende a ceder.

EL conductor defensivo ajusta su comportamiento de conducción a las acciones inesperadas de los demás conductores y de los peatones.

En el manejo a la defensiva hay que anticipar cualquier problema tratando de entender cómo piensan los otros conductores, y de esa manera evitar situaciones peligrosas que pudieran resultar en un accidente. El conductor defensivo siempre está atento a lo inesperado.

Los conductores defensivos nunca tienen una fe total en las señales de otros conductores. Saben que algunos conductores señalan a la derecha, cuando quieren ir a la izquierda y viceversa. Y evitan colisiones disminuyendo la velocidad en las intersecciones.

Los conductores defensivos evitan el seguir demasiado cerca. Y cuando ven que se aproximan a una situación en que quizás deban frenar repentinamente, bombean el pedal del freno varias veces para que el conductor de atrás pueda tomar también precauciones especiales.

Dan siempre las señales adecuadas y tienen la habilidad necesaria para disponer de un margen suficiente de seguridad en las emergencias.

Si todavía dudan si el manejo a la defensiva merece la pena, considere lo siguiente: en las investigaciones hechas sobre las causas que producen los accidentes, se ha descubierto que muy pocos son causados por falla mecánica. En un choque entre dos vehículos, por ejemplo, generalmente, un conductor es responsable por su imprudencia de adelantar, cuando se acerca otro vehículo en sentido contrario. Y en la mayor parte de los casos, el accidente se pudo haber evitado si hubieran sido conductores defensivos.

La causa más importante de muertes, lesiones serias y daños a la propiedad es la colisión entre dos vehículos.

He aquí algunas cosas que ustedes pueden hacer para evitar la colisión entre dos vehículos:

    • Permanezcan alerta. Fíjense en los vehículos que van delante, a su lado y atrás. Tengan siempre en cuenta las señales de giro del vehículo que va adelante.
    • Miren lo más adelante que puedan de la situación a la que se aproximan y lo más adelante posible de los vehículos que van delante suyo, y no se olviden de los vehículos que pueden estar detenidos.
    • Mantengan una distancia segura de seguimiento constantemente, y dejen más distancia todavía cuando el tiempo o las condiciones de la carretera son adversas.
    • Cedan el “derecho de paso”. Cuando esté parado para girar a la izquierda, mantenga las ruedas enfiladas hacia el frente. De esta forma si alguien le diera un golpe por atrás no le arrojaría en contra de un vehículo que se acercara. Siempre use cinturón de seguridad.
    • En las intersecciones, planee por adelantado, disminuya la velocidad y espere lo inesperado, señalando sus intenciones y reanudando la marcha con precaución.
    • Cuando deba adelantar a otro vehículo, inspeccione el tráfico tanto de delante como de atrás y recuerde poner las señales de giro adecuadas antes de cambiar de vía
    • Señale también su intención de regresar a la vía original y vuelva a la velocidad normal, tan pronto como haya pasado con seguridad.
    • Y cuando alguien desee pasarles, faciliten la maniobra, dándole al vehículo el espacio necesario para poder realizar el adelantamiento con la mayor seguridad posible.
    • Ajuste su velocidad al tiempo. Si observa que su vehículo ha empezado a patinar, gire el volante hacia la dirección a la que quiere ir.
    • Mantenga su vehículo en condiciones óptimas de funcionamiento. No conduzca con frenos defectuosos o con el volante o ruedas en condiciones deficientes.

El manejo defensivo tiene la ventaja de permitir lograr un margen de seguridad que se necesita cuando se presenta una emergencia.

Desarrolle lo más que pueda sus técnicas defensivas y recuerde no dejar en casa el sentido común. Conduzca siempre con ambas manos en el volante.

Maneje siempre a velocidades moderadas y asegúrese quetodo el mundo en su vehículo se abrocha el cinturón de seguridad.