Técnicas de Relajamiento para Combatir el Estrés

HOY día estamos sometidos más o menos a cierto nivel de estrés.

El estrés no es perjudicial para la salud si está equilibrado con períodos de relajamiento.

Pero la verdad es que muchos de nosotros no sabemos cómo relajar nuestra tensión, cuyo estado permanente es lo que produce el estrés. En esta charla quiero que aprendamos técnicas modernas de relajamiento para combatir los efectos adversos del estrés.

Relajación profunda de los músculos

Una de las reacciones más comunes al estrés es la tensión de los músculos.

La relajación profunda de los músculos nos ayuda a relajar todo el cuerpo, de la cabeza a los pies, tensando en primer lugar varios grupos de músculos y después relajándolos.

El proceso completo dura unos 15 minutos y se lo puede realizar prácticamente en cualquier lugar. Lo primero que hay que hacer es sentarse en el piso, o tumbarse, y cerrar los ojos.

A continuación se deben tensar los músculos faciales (apretar los labios, ejercer presión en la frente, etc.) mantener la tensión durante 5 segundos y después relajar.

Luego hay que bajar al área de concentración al cuello y los hombros tensarlos, mantener la tensión relajar.

Seguir haciendo esto con todos los grupos grandes de músculos brazos, espalda, abdomen, caderas, piernas, pies.

Una vez terminado este ejercicio, la tensión muscular habrá desaparecido y nos podremos sentir revivificados.

Respiraciones profundas

Otra reacción al estrés es la respiración superficial y rápida.

La respiración profunda y lenta puede interrumpir la respuesta al estrés y ayudar a relajarnos.

En primer lugar desalojar el aire viciado de nuestros pulmones exhalándolos lentamente (a través de la boca) hasta que los pulmones se sientan completamente vacíos En ese momento inhalar(a través de la nariz) hasta que sintamos el abdomen se eleva.

Mantener la respiración durante 5 segundos, luego exhalar y comenzar el ciclo de nuevo.

Repetir este ejercicio 4 o 5 veces cuando nos sintamos tensos.

La respiración abdominal y profunda lleva solamente unos segundos y se puede realizar en cualquier lugar.

Así que, cuando nos sintamos tensos y airados, dediquemos unos segundos a realizar este simple ejercicio.

El poder de la sugestión

Otra técnica para desechar el estrés es la sugestión autogénica (o autorreguladora) esta técnica podemos decirnos a nosotros mismos cómo queremos sentirnos.

Cuando nos sintamos estresados, sentémonos, cerremos los ojos y démonos a nosotros mismos sugestiones mentales calmantes, tales como mis brazos no pesan nada, flotan en el aire, estoy calmado y en un estado pacífico, o algo parecido.

Podemos mantener el foco de atención en algunas partes de nuestro cuerpo o en todas las que sintamos tensas.

Llevando nuestra mente a esas partes tensas, podemos relajarlas y sentir tranquilidad de cuerpo y mente.

Relajamiento y disfrute de la vida

Esta son algunas de las muchas formas en que podemos relajarnos y desechar el estrés para disfrutar de una vida más placentera e intensa. Lo más importante que debemos recordar es que no es tanto la forma en que nos relajamos lo que cuenta, sino el tiempo que tomamos para hacerlo.

La relajación es una de las cosas más agradables que usted puede hacer una de las personas más agradables que usted conoce, usted mismo.

El paseo diario

Andar, pasear, es tan simple como ir poniendo un pie delante del otro.

Puede ser realizado por prácticamente cualquier persona de cualquier edad y condición física, y es uno de los mejores condicionantes cardiovasculares que existe.

Por esa razón millones de personas en todos los países del mundo han adoptado en las últimas décadas el paseo diario como su mejor técnica para mantener el estado de salud.

Yo quiero recomendarles que todos adquieran este hábito, que es barato, simple de realizar, se puede poner en práctica en cualquier sitio y produce unos resultados excelentes para nuestra salud.

Si se deciden a ponerlo en práctica, deben tener en cuenta también las siguientes sugerencias:

  • Compren un buen par de zapatos para andar, con suelas flexibles, y un buen arco y soporte para el talón. Los zapatos son el único equipo que necesitan.
  • Lleven ropa cómoda y que no esté ceñida al cuerpo.
  • Antes de empezar a andar, realicen ejercicios de estiramiento durante unos cinco minutos.
  •  Comiencen andando unos 105 pasos por minuto, y aumenten el paso gradualmente hasta llegar a los 114 pasos por minuto, durante unos 20 a 30 minutos.
  • Quienes ya tengan el hábito de andar regularmente en plan de ejercicio pueden empezar dando unos 110 pasos por minutos y aumentarlos hasta 126-134 por minuto durante media hora.
  • Antes de terminar de andar, reduzcan el paso a unos 105 pasos por minuto, durante unos 5 minutos. A continuación realicen ejercicios suaves de estiramiento durante otro 5 minutos para prevenir el dolor de músculos.
  • Pueden invitar a un amigo o a un miembro de su familia a pasear con ustedes o escuchar la radio mientras lo hacen.

Un poco de ejercicio regular en nuestra vida puede ser lo que necesitamos para combatir el estrés, que tantos problemas crea para la salud.