LA SOLEDAD MALA COMPAÑÍA

Los trabajos de construcción, mantenimiento y muchos otros implican actividades múltiples como: trabajar en alturas, en espacios confinados y el acercamiento a maquinaria o a fuentes de energía. Infortunadamente muchas de esas tareas son encomendadas y realizadas por personas individuales sin ninguna compañía más que sus herramientas y equipo.

Estas tareas cuando se hacen en solitario son reconocidas moco malas prácticas por varias razones, entre las que se encuentran:

Manipulación de cargas:

Es frecuente que las actividades a desarrollar requieran de levantar, mover o transportar objetos pesados o voluminosos. Es claro y comprobado que la manipulación de cargas pesadas representa alto riesgo para quien las manipula en solitario y que este riesgo se reduce sustancialmente al trabajar en coordinación con otra u otras personas.

Trabajo en alturas:

Una actividad típica de trabajo en alturas en solitario era la costumbre hace algún tiempo de hacer mantenimiento de antenas en lugares remotos. Afortunadamente esta práctica se ha reducido al mínimo, pero persisten otras, como la pintura de paredes y mantenimiento de techos, en los que la soledad sigue siendo frecuente.

Espacios confinados

En estas labores como en el trabajo en alturas la soledad se ha reducido drásticamente, en especial para trabajos en alcantarillas, pero no ocurre lo mismo para otras actividades en las que es necesario ingresar a estos lugares

¿Por qué la compañía es importante?

Realizar los trabajos en compañía de una o varias personas ofrece amplias ventajas de seguridad porque;

    • La ayuda adicional permite no solamente ejecutar los trabajos más rápidamente, sino con mayor facilidad.
    • En caso de presentarse una emergencia hay alguien que puede ayudar y pedir ayuda adicional si es necesaria.

Evitemos la realización de trabajos en solitario, especialmente si estos son en lugares distantes. Es una medida de seguridad básica que salva vidas